Mi perro no puede defecar (segunda parte) ¿Qué hago? Aquí la respuesta

Más allá del estreñimiento, la impactación fecal
La impactación fecal es una masa de heces duras en el recto y el colon. Los perros que la sufren defecan poco o nada  a pesar de un gran esfuerzo, están tristes, no tienen apetito, experimentar un hinchamiento del abdomen y vómitos, y pueden tener un aspecto encorvado. 



El examen rectal digital del veterinario revela una gran masa tubular qie obstruye la luz del recto. Una severa impactación fecal requiere rehidratación con fluidos intravenosos antes de la eliminación. La mayoría de las impactaciones tendrán que ser eliminadas bajo anestesia general utilizando fórceps. Las retenciones fecales leves pueden responder a una combinación de laxantes o a un enema. 
perro no caga
Impactación fecal en un perro (Wikimedia commons)
¿Cómo administrar un enema a un perro? 
El enema es una técnica que puede hacerse en casa, pero debe hacerse con mucho cuidado. Si se hace incorrectamente, se podría perforar el recto. El enema más seguro y eficaz es el agua caliente del grifo administrada en 5 a 10 ml por kilo de peso del animal. Los enemas de agua del grifo se puede repetir cada pocas horas. Los enemas de agua del grifo se dan a través de un catéter de goma conectado a una jeringa de plástico  o una bolsa de enema. Lubrique la punta del catéter e insértela de 2,5 a 5 cm en el recto. Administre el enema. Después de que el enema haya sido expulsado, administrar 10 a 20 ml de aceite mineral (de 5 a 10 ml para un perro) en el recto a través del catéter para facilitar el paso de las heces, previamente ablandadas por el enema.

Hay enemas especiales hechos para los animales domésticos que son bastante seguros. Estos enemas vienen en botellas de plástico dotados de boquillas. Siempre lubricar la punta de la boquilla antes de intentar insertarlo en su perro. Apriete la botella para administrar el enema. Asegúrese de tener ayuda para sujetar al perro en caso de que se resista. La mayoría de los perros defecan a los pocos minutos de recibir un enema.

Obstrucción rectal pero no son heces
Una causa común de una obstrucción anorrectal es un agrandamiento de la próstata que se encuentra debajo del recto y al aumentar de tamaño, lo comprime. Esto ocurre en los perros mayores. 
Los cuerpos extraños que pasan a través del tracto gastrointestinal pueden obstruir el recto. 

Las fracturas pélvicas que se han curado de forma incorrecta puede reducir el recto, causando una obstrucción. Razas como los Boston Terriers y Bulldogs están predispuestos a esto, y cualquier perro nacido con una cola de tornillo puede tener una extensión rígida de la cola que empuja hacia abajo al recto, apretándolo contra el piso pélvico. 
Otras causas de bloqueo son los abcesos de las glándulas perianales, hernias perineales y pólipos rectales y cánceres. Las hernias perineales se presentan principalmente en los machos no castrados, de edad avanzada. 

El principal signo de obstrucción anorrectal en la que no hay heces impactadas es el esfuerzo para defecar. Las heces pueden ser planas o en forma de cinta. El perro puede o no puede tener sangre. El diagnóstico se realiza mediante un examen rectal digital y, en ocasiones, por colonoscopia. El tratamiento varía con la causa de la obstrucción. La mayoría de los cuerpos extraños pueden ser eliminado por extracción digital bajo sedación o anestesia. La esterilización es el tratamiento de elección para el agrandamiento de la próstata o hiperplasia. Las hernias se reparan con un procedimiento quirúrgico más castración. Las estenosis se corrigen con cirugía. El estreñimiento asociado con la cola de tornillo por lo general requiere la corrección quirúrgica de la cola. Cuando el tratamiento quirúrgico no es factible, el objetivo es mantener una defecación normal con el uso de laxantes y dietas ricas en fibra. 

Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.