Mi perro vomita ¿Qué hacer? Aquí la respuesta



¿Qué hago si mi perro vomita? ¿Qué le pasa? El vómito en el perro es un síntoma muy frecuente. Pero hay vómitos y vómitos. Es importante diferenciar el vómito verdadero (el perro expulsa violentamente la comida desde el estómago) de la regurgitación (expulsión de material de la faringe o el esófago). A diferencia de los vómitos, la regurgitación es una acción relativamente pasiva, no implica signos de náuseas o arcadas, y no debe haber bilis en el material producido. 

¿Por qué vomitan los perros? 

perro-vomito


En muchas circunstancias el vómito del perro es un mecanismo de protección para el tracto gastrointestinal, pero también puede ser un signo de enfermedad grave. Las causas son muy variadas: El episodio ocasional de vómito en perros es normal, y por lo general es la manera natural de librar al cuerpo de un alimento no deseado u objetos extraños que el perro pudo haber ingerido. Sin embargo, a veces,  los vómitos  puede ser un indicio de una enfermedad grave. Cualquier aparición de vómitos repetidos, especialmente si va acompañada de letargo, diarrea u otros cambios de conducta, debe recibir atención veterinaria inmediata.

Si la diarrea es el resultado de la irritación en la mucosa del intestino delgado y grueso, el vómito es el resultado de la irritación en el estómago. Los vómitos pueden ser divididos en tres grandes categorías: 

  1. Los vómitos agudos tienen un inicio repentino y por lo general ocurren sólo una vez. 
  2. Sin embargo, en algunos casos, vómitos agudos y repetidos pueden ser un signo de una emergencia de vida o muerte. 
  3. Por el contrario, los perros que vomitan una o más veces a la semana de manera regular tienen lo que se denomina vómitos crónicos, causados generalmente por un sistema intestinal inflamado o irritado.

Vómitos agudos ocasionales en el perro

El vómito ocasional no es necesariamente un signo de un problema  importante en los perros. Un cambio repentino en la dieta,  puede provocar un ataque de diarrea o vómitos. Un malestar estomacal causado por los cambios alimentarios a menudo se puede resolver en casa, siempre y cuando el vómito (y a menudo diarrea también) no es grave, y el perro se encuentra bien.
El tratamiento sintomático del vómito leve, consiste en  no dar de comer al perro durante 24 horas , seguido de la introducción de pequeñas cantidades de alimento altamente digestible, con baja cantidad de grasas, como el  el arroz blanco y pollo. Lo ideal es que beba soluciones electrolíticas orales.
Se le pueden dar antieméticos (maropitant o metoclopramida) si se descarta la obstrucción gastrointestinal. Si el animal no se recupera en 2-3 días debe ir al veterinario.
Comer demasiado rápido, especialmente cuando se trata de comida seca, a menudo puede resultar en vómito o regurgitación poco después de la comida. El suministro de comidas más pequeñas y frecuentes pueden ayudar a aliviar este problema.  Cuando se ingiere, el alimento seco absorberá la humedad del estómago, aumentando de tamaño e hinchando el estómago, lo que hace que el perro regurgite el alimento inmediatamente.  Remojar los alimentos secos antes de alimentar a tu perro puede ayudar. También es buena idea mezclar la comida seca con comida enlatada.

Los parásitos pueden jugar un papel en el vómito en perros y cachorros en especial. Los nemátodos pueden ser ingeridos desde el suelo, o bien los cachorros pueden infestarse a partir de  sus madres. A medida que los huevos eclosionan en el intestino, la larva pasa desde ellos a  los pulmones a través del torrente sanguíneo. De los pulmones, los gusanos se arrastran hacia arriba hasta la tráquea. Su movimiento en la traquea y faringe puede causar náuseas y tos, antes de regresar al intestino para convertirse en adultos. Un cachorro de aspecto barrigón, crecimiento deficiente y pelo duro y sin brillo puede tener lombrices.  Aunque la diarrea es el síntoma más común, en casos graves, los cachorros  puede llegar a vomitar grandes cantidades de gusanos vivos. Si se permite que siga sin control, los gusanos pueden causar neumonía, obstrucciones intestinales y muerte.

Aunque no es un gusano, la giardia es un parásito intestinal, un organismo unicelular que vive en los intestinos de los animales infestados. La giardia está presente hasta en el 11% de la población en general de animales de compañía, y hasta el 50% de los cachorros. La giardia puede ser transmitida de un animal a otro, a través de alimentos o agua contaminados, y por el suelo. El síntoma más común de la giardia es la diarrea de intensidad variable y los vómitos. Sin embargo, muchos animales que están infectados con giardia puede no presentar síntomas durante largos períodos de tiempo.

Los coccidios son otros parásitos unicelulares  que infestan el intestino delgado de los perros. Los perros con coccidios puede  tener heces acuosas y diarrea con sangre, vómitos, depresión y fiebre.

Vómitos agudos repetidos en el perro

Los perros se comen casi cualquier cosa: pelotas de tenis, calcetines, monedas, piedras, juguetes  etc  Una vez que el perro ha ingerido el material, puede resultar demasiado grande para pasar a través del resto del tracto intestinal, y el objeto ingerido puede en algún momento quedar atascado. Esta obstrucción intestinal se convierte rápidamente en una situación de emergencia. El bloqueo parcial en el intestino puede producir vómitos, diarrea y calambres de los músculos abdominales. El bloqueo total puede causar dolor abdominal severo, hinchazón abdominal, vómitos frenéticos y en proyectil. Dependiendo de la ubicación de la obstrucción, los vómitos pueden contener bilis o material fecal.

Si la obstrucción continua, el intestino que rodea al objeto atascado, empieza a  a perder suministro de sangre y comienza a morir. Este proceso puede ocurrir en tan sólo una hora tras una obstrucción completa. A medida que los intestinos comienzan a pudrirse, el intestino puede incluso romperse, causando una infección general grave.

Las radiografías abdominales son la mejor manera de diagnosticar una obstrucción, y la intervención quirúrgica inmediata suele ser la única forma de tratamiento. Se abre el intestino y se retira el objeto.Si el intestino que rodea al cuerpo extraño está dañado, el veterinario lo corta y cose los extremos sanos del intestino  para volver a conectar el tracto intestinal.
Es posible que el vómito esté relacionado con un cambio en la dieta, la ingestión accidental de piedras, medicamentos o sustancias tóxicas para el perro (chocolate, aguacate, nuez de macadamia, etc. Aquí, más información sobre alimentos tóxicos para los perros)

Otra emergencia que debemos saber detectar es la torsión del estómago. Los perros grandes son más propensos a sufrirla. Si el perro ha comido una ración muy abundante y se ha puesto a jugar a continuación para más tarde empezar intentar vomitar sin éxito podemos pensar en una torsión gástrica.  A medida que el estómago del perro se llena, se produce distensión gástrica. El aumento de actividad poco después de una comida puede causar que el estómago gire sobre si mismo, cerrando el esófago, lo que le impide expulsar el exceso de comida en el estómago por el vómito. Los signos de hinchazón incluyen distensión abdominal, dolor, salivación, e intentos repetidos e improductivos de vomitar.


Radiografía que muestra una torsión gástrica en un perro

Si el perro no es intervenido quirúrgicamente, la hinchazón continuará y se verán afectados el resto de los órganos abdominales a los que no llegará el riego sanguíneo. El estómago se debilitará y comenzará la descomposición con liberación de endotoxinas. La falta de riego sanguíneo y el shock tóxico llevarán al perro a la muerte.

Si sospechas que el perro  está sufriendo de torsión, el tiempo es esencial para  salvar su vida. El veterinario la aplicará una vía endovenosa para ponerle fluidos, antiinflamatorios y antibióticos. El veterinario  puede intentar descomprimir el estómago pasando un tubo a través del esófago.. En algunos casos, esto tiene éxito. Se lleva a cabo un lavado gástrico  para vaciar el contenido del estómago, y así se consigue que el estómago vuelva a su lugar normal.

Si la intubación no funciona, el veterinario lo operará. La cirugía puede tener un alto riesgo, pero aún así, puede ser su única oportunidad de supervivencia. En la cirugía, el giro del estómago será corregido y se eliminarán los segmentos del intestino que estén más dañados. También se puede intentar un  lavado de todo el abdomen para eliminar las bacterias si existe infección.

Además, se les puede hacer una gastroplexia, un procedimiento que fija  el estómago a la pared del abdomen, reduciendo las posibilidades de una ocurrencia futura de torsión.

Vómito crónico en el perro


El vómito crónico es un vómito que se repite  más de una vez a la semana, durante meses. Debido a que el vómito crónico puede dar lugar a una mala digestión y absorción de nutrientes, a menudo los perros que lo presentan serán malos comedores, su pelo tendrá mal aspecto y tendrán poca energía.

¿Qué causa el vómito crónico en los perros?
  • Alergias e intolerancias alimentarias son una causa frecuente de vómitos crónicos. Los perros pueden tener o desarrollar alergia o sensibilidad a una variedad de ingredientes de alimentos para perros, lo que produce una  inflamación crónica en el estómago y el tracto intestinal.
  • La pancreatitis o inflamación del páncreas y la enfermedad inflamatoria intestinal, también cursan con diarrea, dolor abdominal, vómitos y falta de apetito, pero son síntomas comunes a varios problemas gastrointestinales, por lo que puede ser difícil de diagnosticar a primera vista.
Otras enfermedades generales que cursan con vómitos entre sus síntomas son:
  • Enfermedades infecciosas, tales como parvovirus 
  • Parásitos como Giardia (a menudo asociada con diarrea), 
  • Úlceras 
  • Tumores
  •  Enfermedad hepática 
  • Insuficiencia renal 
  • Piometra (inflamación purulenta del útero)
  • Peritonitis, 
  •  Prostatitis 
  • Hipercalcemia, 
  • Hipoadrenocorticismo, 
  • Cetoacidosis 
  • Diabetes
  • Enfermedad vestibular
  • Tumor cerebral
Diagnóstico de la causa de vómito en perros

El veterinario pregunta primero por los síntomas y circunstancias en las que el perro vomitó. Lo primero que debe intentar averiguar es si se trata realmente de vómitos y si es así, si el vómito lo causa una enfermedad gastrointestinal o una enfermedad general. Preguntará por la frecuencia, por cuánto tiempo ha estado sucediendo, y si existe algún patrón (por ejemplo, en relación con la alimentación), si se ha producido alguna diarrea asociada o pérdida de peso, y si han habido otras señales recientes, tales como cambios en la sed, el apetito o su comportamiento. Algunos perros beben más de normal para intentar reemplazar los líquidos perdidos con el vómito, pero otros no. Estos últimos suelen tener un mayor riesgo de deshidratarse. Sin embargo, si el perro bebe mucha agua antes de la aparición de vómitos esto sugiere una enfermedad general, como la diabetes mellitus, insuficiencia renal, piometra, o hipercalcemia. En el vómito puede aparecer sangre fresca  o semi-digerida ("granos de café"). 
El veterinario puede realizar una palpación del abdomen. El dolor a la palpación en el abdomen indicará un proceso a ese nivel, pero los cuerpos extraños suelen ser difíciles de notar. En la boca, pueden aparecer cuerdas u otros objetos estrangulando la base de la lengua. En los casos agudos, graves, la radiografía abdominal debe ser una prioridad para ayudar a descartar un trastorno que requiere intervención quirúrgica urgente. 

perro-vomito


Para descartar una enfermedad general será necesario realizar un análisis de sangre y de orina. También será necesario un análisis de orina  para controlar si existe deshidratación o pérdida de electrolitos. También tomará una muestra de heces para verificar la presencia de parásitos como ascaris o coccidios. Además, podrá realizar una prueba de antígeno  en la muestra fecal para comprobar la presencia de Giardia. Las radiografías abdominales (vista lateral derecha y ventrodorsal)  ayudan a identificar cuerpos extraños u otras causas de obstrucción intestinal que pueden requerir intervención quirúrgica. El veterinario podrá realizar varias radiografías a lo largo del tiempo para evaluar si el objeto extraño se mueve con éxito a través del tracto intestinal.  La ecografía abdominal puede ayudar a diagnosticar la piometra, peritonitis y pancreatitis, otras causas del vómito.. La palpación rectal de la próstata debe realizarse en los perros machos enteros para determinar si el perro padece prostatitits. Si el vómito con sangre es recurrente se debe investigar la posibilidad de una ulcera gastrointestinal (especialmente debida a la administración de antiinflamatorios no-esteroideos), cáncer, o un trastorno de la coagulación. La endoscopia es útil para identificar (y muchas veces eliminar) cuerpos extraños, y para identificar y realizar la biopsia de lesiones en la mucosas del estómago y el duodeno. En los casos crónicos, se debe dar prioridad a la realización de análisis de sangre para bioquímica.

Tratamiento del vómito en perros

 En función de los resultados de las pruebas anteriores, y la condición física del perro  el veterinario optará por diferentes tratamientos, incluido el quirúrgico.   Si se trata de un vómito aislado, el perro se encuentra bien y la ingestión de cuerpo extraño se considera  poco probable, no debe dársele mayor importancia. Se podrá administrar eventualmente antieméticos. Los perros con vómito severo, agudo deberán recibir líquidos intravenosos para corregir la deshidratación y las anormalidades electrolíticas asociadas.

En caso de sospechar úlcera gástrica o duodenal se suele administrar protectores de mucosa como el sucralfato y omeprazol o una bloqueadores de la secrecion de histamina como la  cimetidina.  
Si necesitas más información, puedes consultar El libro de MANUAL PRÁCTICO DE VETERINARIA CANINA (Animales Domesticos (drac)).


Todos los artículos relacionados:








Comparte este artículo
  • Share to Facebook
  • Share to Twitter
  • Share to Google+
  • Share to Stumble Upon
  • Share to Evernote
  • Share to Blogger
  • Share to Email
  • Share to Yahoo Messenger
  • More...
Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.
 
Posts RSSComments RSSBack to top
© 2011 Consulta de perros ∙ Designed by BlogThietKe | Distributed by Rocking Templates
Released under Creative Commons 3.0 CC BY-NC 3.0